trabajo (4)

¿Tiene sentido el Trabajo en Equipo?

No es posible un “yo” sin formar parte, antes o después, de un “nosotros”, ya que no podemos olvidar que en cualquier “yo” se encuentra la huella de muchos otros.    

Por esa necesidad de interrelación surgen las asociaciones de los individuos formando equipos. El ser humano necesita de espacios sociales, es consustancial a su propio ser. Los acontecimientos más importantes acontecen en equipo, es más, la calidad de vida y la calidad social de las personas dependen de los equipos de los que forma parte. (Ayestarán, 1996). El equipo nos reconoce, nos forma y socializa, nos apoya, nos brinda afecto; de la misma manera, el equipo  nos retroalimenta, nos confronta y nos fortalece.

Cada equipo tiene su dinámica.  El análisis de la dinámica de los equipos nos ayuda a comprender el comportamiento de los individuos y nos ayuda a desarrollar estrategias de intervención desde la esfera de un equipo (González, 1996).

A través del trabajo mancomunado y colaborativo ya sea en tareas, proyectos o investigaciones, dentro de la familia, las organizaciones o la educación, es posible disminuir e incluso desaparecer las diferencias y los conflictos entre los individuos, y así asegurar el desarrollo de personas creadoras de una sociedad menos violenta y más humana.

 

De ahí, que el equipo debe ser concebido no sólo como un nivel de análisis sino también  como un lugar de convivencia, como una forma de trabajo, como un proceso adecuado para potenciar los cambios actitudinales y los cambios sociales,  como un espacio de crecimiento para la vida misma que a  través de la dinámica del propio equipo, puede provocar  cambios y relaciones a  nivel intrapersonal, interpersonal y grupal.  

10059347873?profile=original

En la actualidad, muchas personas están de acuerdo en que es absolutamente necesario aprovechar los recursos del equipo para realizar el trabajo y para disfrutar de la interacción social que este permite.  No obstante al lado del interés por el equipo también existe preocupación por las dificultades que se manifiestan  en su práctica; no cabe duda de que la vida de un equipo es un aprendizaje que tiene su dosis de complejidad. Pero de eso se trata, un equipo no es algo perfecto que surge de la nada, es una construcción que se va haciendo a partir de las propias vivencias que este proporciona.

 

Parece entonces que hay algo, diferente a las personas mismas, pero construido por ellas, que hace que un equipo  pueda tener sentido.  Tal vez sea el sistema de interacciones, o la cultura compartida del equipo, o la manera de plantear y resolver sus espacios de trabajo, o el modo de resolver sus conflictos, o todos esos aspectos juntos.

 

A menudo se ven equipos que lejos de ser “más que la suma de sus partes” son una verdadera resta de las posibilidades de sus partes.  Un equipo real  y contundente es aquel que de verdad consigue ser más que las suma de sus partes. Es un equipo que aprovecha las potencialidades y oportunidades que se le presentan por el hecho de ser un equipo:

 

  • Realiza colectivamente aquello para lo que ha sido creado o formado.  Y lo hace bien.
  •  Integra el bienestar de las personas como una necesidad fundamental del equipo. Las personas del equipo conocen el placer o la satisfacción de trabajar colectivamente.
  • Socializa el cerebro de cada uno de sus miembros para dar lugar a una inteligencia colectiva. Utiliza las ventajas del pensamiento en equipo y supera las limitaciones del individual. Las reuniones de trabajo son una oportunidad para desarrollar su inteligencia.
  • Aprovecha la diversidad de las personas que lo componen, tanto de sus habilidades, como de sus cerebros y de sus sensibilidades, en lugar de considerarla como un error. No convierte cada diferencia en oposición. Los conflictos son utilizados para optimizar sus planteamientos y su estructura. 
  • Hace que el sentido del equipo, esto es, su razón de ser, sea el resultado de una construcción colectiva real, no impuesta, figurada o inexistente. 
  • Posee una estructura orientada a la tarea y al sentido, decidida y diseñada por el propio equipo. Tiende a construir una estructura horizontal en la que las personas pueden participar, decir, trabajar y aprender.

 

El equipo es un sistema y como tal se compone de partes diferenciadas que se relacionan entre sí. Lo que el equipo piensa influye en lo que hace y lo que hace influye en cómo se siente. La estructura del equipo influye en su dinámica y en sus motivaciones, a su vez éstas influyen en lo que el equipo hace y logra... y así sucesivamente,  se llegará a comprender que encontrarle sentido y valor al trabajo en equipo es cuestión de coherencia y de actuar desde la propia convicción

10059347676?profile=original

Buscando comprender la dimensión de lo colaborativo. Los profesores hablan

Leer más…

Liderazgo y trabajo en equipo

La palabra liderazgo, proviene del inglés " leader",  que significa líder. El líder dinamiza, orienta y conduce. Es capaz de inspirar, guiar y aprender de otros, así como enseña a aprender.  Un  líder es un maestro y un alumno, al mismo tiempo.

Pero  no existe un líder de forma aislada, supone un contexto -la gente- por eso en la actualidad más que de líderes, se habla de equipos, grupos, organizaciones o empresas líderes.

La clave del liderazgo se encuentra en las fortalezas grupales y en las relaciones basadas en la confianza, el respeto en cuanto a aportes y sugerencias; en la creatividad, en la resolución de problemas,  en los retos compartidos y en el afecto hacia la gente.

Organización y Trabajo en Equipo

Es importante analizar y profundizar en la importancia de aprender a trabajar en equipo. Organización y trabajo en equipo, son conceptos inseparables.

  1. Un  equipo es un conjunto de personas que realiza una obra común, lo cual las vincula, los organiza y los orienta hacia objetivos compartidos.
  2. Los equipos en ambientes de trabajo, pueden intercambiar funciones y actividades con flexibilidad de mutuo compromiso, y manejar sus diferencias de opinión o de enfoque.
  3. Se considera que hay un equipo dentro de la organización cuando las personas ha invertido tiempo significativo en aprender a trabajar juntos.
  4. Los equipos proponen cambios, proyectos e innovaciones y las llevan a cabo.
  5. Igualmente, resuelven  problemas y conflictos, toman decisiones y los éxitos o fracasos dependen mucho de los esfuerzos de sus participantes.

 Más que una voluntad o deseo  de ser miembro de un equipo de trabajo, se tiene que aprender a serlo.

Trabajar en Equipo

Para que los equipos de trabajo sean efectivos deben evolucionar desde la constitución de un grupo inicial, hasta llegar a las siguientes características:

  1. Objetivos comunes y acordados:  Claramente definidos y compartidos.
  2. Tareas definidas y negociadas:   Desempeños claros y acordados con los miembros.
  3. Procedimientos explícitos: Para la solución de problemas, la toma de decisiones y el acceso a la información, lo cual garantiza fluidez.
  4. Buenas relaciones interpersonales: Clima de respeto y confianza para que se genere sentido de pertenencia
  5. Alto grado de interdependencia:  Tareas complementarias, conciencia del  esfuerzo para el logro de objetivos comunes, fomento de la cooperación y de  estructuras horizontales de comunicación.

Habilidades personales para trabajar en equipo 

Es necesario desarrollar y  utilizar algunas habilidades personales para constituir equipos efectivos de trabajo:

  • Escuchar : No solo oír a los otros, sino tomar conciencia de los sentimientos que acompañan esas ideas para no herir susceptibilidades personales. Conocer y ubicar el lenguaje verbal y corporal ( gestos y posturas) es un sabio aprendizaje para los equipos.
  • Preguntar:   Profundizar en los planteamientos, para conocer bien los puntos de vista del grupo, esto fortalece la capacidad de análisis y resolución de problemas.
  • Resumir:  Es la mejor forma de chequear posibles dudas y hacer síntesis de los aportes propios y los de cada uno.
  • Ser Flexible: Desarrollar la capacidad de cambiar y negociar los puntos de vista que nutran las innovaciones de personalidad.
  • Proactivo: Con iniciativa hacia la mejora al logro. Tener una actitud positiva ante los retos, en lugar de una posición de resistencia al cambio.
  • Asertivo: Es la habilidad de expresar las ideas y necesidades propias, sin atropellar las de los otros miembros del grupo.
  • Abierto a la crítica: Recibir la crítica, la información de retorno o feedback, como sugerencia hacia el proceso de mejora de la organización, no como crítica o desvalorización personal. 

Dentro de los  procesos de interacción en los equipos de trabajo, hay que tener presente las condiciones y el ambiente donde desarrollan su acción. Por ejemplo el espacio organizacional de una institución o empresa educativa para niños en edad preescolar, es el escenario de aquellos grupos o equipos que trabajan en ese lugar.

Dimensiones de los equipo de trabajo 

Es importante tener presente, tres dimensiones claves: La tarea, el  procedimiento y el proceso socio-afectivo.

La tarea: En sentido amplio es una palabra que resume qué cosa hará el equipo, para qué se constituyó, cuál es su meta.

El procedimiento es cómo lo hará, operaciones y actividades - secuencias - que  permitan realizar las tareas.

El proceso socio- afectivo : Las relaciones humanas dentro del equipo, los grados de interacción en cuanto a comunicación,  colaboración o interdependencia, que facilitan o no el trabajo en equipo.

Dimensiones interdependientes   en la dinámica de un equipo

10059347658?profile=original

Leer más…

Los roles dentro de los equipos interactivos en el aula

El término rol se utiliza para denominar las conductas que se esperan del ocupante de una posición.

Cada posición en la estructura del equipo tiene un rol el cual puede entenderse de varias maneras:

El rol asociado,  es la conducta que se espera de quien ocupa una determinada  posición. Este rol también podríamos denominarlo rol esperado.

El rol percibido es el conjunto de conductas que el ocupante de la posición cree que debe llevar a la práctica  Puede corresponder o no al rol esperado, dado que este depende de las percepciones de los demás.

El rol ejercido es el conjunto de conductas que el ocupante lleva a cabo. El rol ejercido puede ser diferente del rol esperado y del rol percibido. En la medida en que haya diferencias entre estos, aumenta la probabilidad de que se produzcan conflictos y disfunciones  grupales. En la mayoría de los casos, sin embargo, existen bastantes coincidencias entre el rol esperado y el rol percibido; si el rol ejercido difiere demasiado del rol esperado, el rol se modificará o su ocupante deberá ocupar otra posición.

Los efectos de los roles sobre la conducta y el proceso de trabajo en equipo no han sido estudiados extensamente, debido tal vez a que la definición de rol especifica las clases de conducta que se esperan. Además, los estudios resultan difíciles de interpretar, por que la definición de rol se confunde con otros aspectos de la estructura del equipo.

Se observa que cuando existe una forma extrema de diferenciación de roles se rompe la unidad del equipo.

Para el buen desempeño de los roles es importante destacar  la adecuada utilización de las tecnologías de información y comunicación, las cuales le permiten:

  1. Procesar la información, comunicarse, desarrollar estrategias de exploración, búsqueda sistemática, almacenamiento, estructuración y tratamiento, valoración y aplicación de la información.
  2. Aprender en la red de internet, aprovechando los nuevos entornos virtuales de aprendizaje para la formación.
  3. Armonizar lo conceptual con lo pràctico.
  4. Trabajar de manera individual y colaborativa
  5. Alternar el trabajo individual con el trabajo grupal
  6. Interactuar con sus compañeros, utilizando diversas técnicas de aprendizaje: repetitivas, elaborativas, exploratorias y regulativas.

Algunos Roles 

COORDINADOR: Establece un clima abierto que permite la libre cooperación y espontaneidad de cada uno de los miembros, estimulando a la vez la participación de todos ellos.

Ayuda a esclarecer el problema o el fin que se pretende y a establecer la línea que debe seguirse para su consecución.

Procura que el tema se mantenga hasta que se haya logrado una resolución clara, ayudando a analizar los diversos aspectos, aclarando las intervenciones, preguntando y resumiendo la marcha del proceso.

Ayuda al secretario a redactar las conclusiones y le pide información sobre los progresos de la discusión.  

Maneja y organiza la reunión, administra el tiempo, reparte el tema, verifica el trabajo.

MONITOR: observa la actuación de cada miembro, el proceso de la discusión y los métodos de trabajo que se empleen, informa oralmente de lo observado, presentando una descripción resumida de lo que se hace y podrá hacerse según las técnicas de dinámicas de grupos.

Sintetiza ideas, resalta vacíos, asegura que cada miembro integre la totalidad del tema y expone ante el profesor y grados superiores.

SECRETARIO: Redacta el informe resumen que se guardará en los archivos. Para ello anotará el sentido del debate tomando datos sobre los temas, la proporción y calidad de las opiniones de acuerdo y desacuerdo, y las decisiones tomadas.

Informa al equipo de las desviaciones y progresos en el tema y consulta al coordinador en los casos de duda.

Elabora el informe final con base en las exposiciones individuales.

RELATOR: Presenta, expone y sustenta el trabajo de su equipo.

EVALUADOR: Recuerda compromisos previos. Dirige la evaluación y consigna en la ficha de seguimiento.

Leer más…

La formación de equipos en el aula

La manera como se plantean las tareas y los logros determina la forma cómo se relacionan los alumnos en un equipo. Los cuales se caracterizan así:

Individualista: Cuando cada individuo busca su propio beneficio sin tener en cuenta el de los demás, la interacción entre los compañeros no existe y se dificulta la creación de valores de convivencia.

Competitiva: En esta situación un estudiante logra sus metas, solamente, si los demás no alcanzan los suyos. Mi éxito esta basado en el fracaso de los demás. Se le da mayor valor al hecho de ganar que al de hacerlo bien.

10059347852?profile=original

Se evidencia la falta de colaboración entre los compañeros.

Cooperativa: En una situación social cooperativa, las metas de los individuos están entrelazadas de tal modo que existe una correlación positiva ( interdependencia positiva) entre sus éxitos. Por lo tanto un individuo puede alcanzar su meta, únicamente si los demás individuos con los que está vinculado, pueden lograr las suyas.
Un sujeto que se comporte de manera cooperativa, aumenta las posibilidades de éxito y será mas probable que las personas con quienes esta relacionado también logren el triunfo.

Formando equipos en el aula

Agrupación Inicial

Se recomienda agrupar a los individuos de manera informal o aleatoria, cuando el profesor no conoce a los alumnos, situación frecuente al inició de las actividades escolares, o cuando el docente es nuevo dentro de la comunidad educativa. Esta situación puede perdurar hasta que se aprenda a trabajar y a desarrollar comportamientos de cooperación.

También se puede tener en cuenta el principio de complementariedad entre los miembros, respecto a sus necesidades y características de personalidad, o la simpatía y atracción natural entre los individuos.

La cantidad de personas que integran un equipo, determinan el número de interacciones posibles, pero a medida que aumenta el tamaño disminuye el tiempo disponible para la participación de cada uno, su oportunidad de intervenir y expresar opiniones.

La experiencia indica que el número más adecuado de miembros es alrededor de tres a cinco. Los equipos temporales se pueden agrupar para una actividad específica o complementaria al desarrollo de una clase.

Ajuste Final

Los equipos formales se establecen para usar modelos de aprendizaje cooperativo y colaborativo. Deben ser heterogéneos y estables para lograr buenas relaciones, alta cohesión, sentido de ayuda, de cooperación y mejor aprendizaje.

Superada la situación inicial, el profesor reajusta la composición de los equipos interactivos y efectúa los cambios necesarios para lograr la homogeneidad entre los mismos. Es decir, que cada equipo tomado en su conjunto, deberá tener un nivel de conocimiento similar al de los otros por pertenecer a un mismo grado escolar o clase.

Mediante el ajuste final se puede variar la composición de un equipo para controlar posibles problemas conductuales o de indisciplina que afectan la marcha normal de las actividades de aula.

Conformados los equipos conviene mantenerlos estables, por tiempo prudencial, para que los alumnos aprendan a madurar socialmente, a interactuar, crecer y lograr cohesión .

¿Cómo forman los profesores los equipos?

Para organizar a los estudiantes en equipos, los profesores deben decidir:

1. El tamaño de los equipos
2. La duración de los equipos
3. La forma de asignación de los estudiantes a los equipos(Johnson y Johnson, 1999)

Los equipos pueden formarse al azar, o por decisión de los estudiantes o del profesor. Los que han participado en actividades de este tipo concuerdan en que los equipos más efectivos son heterogéneos y formados por el profesor y no por los mismos estudiantes. Algunos profesores piden a sus estudiantes llenar cuestionarios el primer día de clase.

A través de los cuestionarios se puede obtener información útil, como por ejemplo: sexo, promedio de calificaciones, experiencia en alguna área de estudio, habilidades más relevantes, características más débiles. Estos cuestionarios pueden ayudar a los profesores a formar grupos con balance, variedad y compatibilidad.

Otra manera de formar equipos heterogéneos es la técnica llamada “línea de valor”. El profesor empieza presentando un tema a la clase y pide a cada estudiante que explique como se siente con respecto al tema, usando una escala, por ejemplo, de 1 a 10. Después forma una línea basada en rangos, enumerando a los participantes del 1 a 10. Enseguida forma los grupos tomando a una persona de cada extremo de la línea de valor y dos del centro del grupo (por ejemplo, si se tiene 20 estudiantes, un grupo puede ser formado por el primero, el diez, el once y la última persona de la línea de valor).

Las actividades desarrolladas en equipo permiten aprender a:

  1. Respetar opiniones diversas
  2. Expresar las opiniones sin ofender a los demás.
  3. Elaborar productos que sean el resultado del trabajo conjunto.
  4. Desarrollar la creatividad, la reflexión, la puesta en común, la habilidad para comunicarse y exponer resultados.

Es necesario que el docente dedique tiempo para que aprendan a trabajar en equipo, a planear las actividades y recursos necesarios, a establecer normas sociales para comportarse en las sesiones, el manejo de la comunicación y el ejercicio de roles rotativos. También es importante comparar entre lo que implica aprender cooperativamente y aprender en grupos tradicionales.

Se consideran retos por parte del docente lograr la motivación de los alumnos, desarrollar la responsabilidad, propiciar aprendizajes significativos, conocer el nivel individual de conocimientos, determinar metas grupales, aprender a evaluar el desempeño individual, hacer coevaluación y heteroevaluación como un proceso continuo y sistemático.

Si el equipo no produce el rendimiento esperado, el docente puede efectuar los ajustes para solucionar los problemas que interfieran con el buen funcionamiento del mismo. Esto lleva a que el equipo sea cooperativo en su interior y competitivo al exterior.

Leer más…