Aprendizaje Colaborativo, desde la cultura.

“…el maestro es también un inmediato símbolo personal del proceso educativo, una figura con quien los estudiantes pueden identificarse y compararse a ella. ¿Quién no es capaz de recordar el impacto de algún maestro determinado, un entusiasta, un devoto de un punto de vista, un disciplinario cuyo ardor proviene del amor a su materia, una mente traviesa y al mismo tiempo seria? Hay muchas imágenes y son de gran precio. Pero también hay imágenes destructivas: los maestros que minan la confianza, que matan los ensueños…” (Bruner, 1972)

Jerome Bruner y Elliot Eisner Bruner, fundamentan el aprendizaje y la significación atribuida al mismo desde la cultura de la que el sujeto es partícipe.

Para Bruner como para todos los psicólogos del desarrollo, la primera inteligencia del niño es práctica, se desarrolla por el contacto del niño con los objetos y con las posibilidades de acción que le proporciona el medio. Después en el niño las imágenes van a jugar un papel muy importante, “se convierten en resúmenes de acción”(Bruner, 1972). La tercera etapa aparece cuando el lenguaje es más importante como instrumento del pensamiento. En este período, que Bruner llama simbólico el niño es capaz de estructurar jerárquicamente los conceptos y categorías, y maneja posibilidades alternativas.

Para Bruner estas etapas no surgen espontáneamente en el niño; para él es muy importante el papel de los adultos, de los profesores, de la escuela o de la educación. Esta sería una importante diferencia con las ideas de Piaget, donde parece ser que el niño logrará todo casi por sí mismo. De ahí la importancia que Bruner le da a la cultura.

Bruner, J., (1972) El Proceso de educación, México: Ed. Uteha.

Ver más

Actualizada la última vez por Fundación Convivencia Ene 8, 2013.

© 2021   Creada por Fundación Convivencia.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio