Limites de la Institución y docentes frente a la violencia en los Colegios

Agregando a todo lo que dicen mis compañeros, debemos tener en cuenta que desvirtuar la educación como la única posibilidad de progreso es lapidar el futuro.  Si en las Instituciones y nosotros como docentes no capacitamos en conocimiento y en habilidades sociales en un proceso de integración y convivencia en comunidad, estamos equivocando seriamente el camino.

Con la problemática de hoy en día  que hay con nuestros estudiantes, los cuales no tienen límites  pues se les ha permitido hacer y decir lo que piense porque debemos respetar su libre expresión.  Muy a menudo escuchamos "Usted no me puede decir a mí lo que tengo que hacer" "Voy a volver con mis padres y verá..." y toda clase de frases que atenta no solo con la integridad física y moral de los docentes, sino contra la de los propios estudiantes, quienes de boca en boca comienzan a trasladar nuevas formas de permanecer en la Institución.  Sin normas, sin reglamento, sin límites, sin coherencia en esa convivencia diaria y un buen aprendizaje. ¿Por qué se nos ha desprovisto de las herramientas correctivas, no lo entiendo?

Como docentes debemos hablar con nuestros estudiantes sobre temas como la violencia entre ellos, normas de convivencia, valores, educación sexual... además conocer su entorno, como son tratados que autoridad tienen en casa..., también debemos hablar con los padres sobre los mismos temas y darles a conocer el Manual de Convivencia donde estarán tanto los derechos como los deberes que tienen los padres, estudiantes y docentes y las amonestaciones que habrán sino se cumple con cada uno de los deberes, para que así no nos tiemble la mano para poner correctivos  respectivos ante alguna falla que tengan y sea probada su responsabilidad.  De esta manera podemos enseñar a los estudiantes a que todo lo que hagamos mal tiene su consecuencia y que contrariamente a cualquier reacción previsible, suceda que aprenda a pedir disculpas y a reconocer el error, más, la sanción previene positivamente una próxima vez.

Hay una gran crisis de autoridad, de medidas justas y claras a revisar de manera urgente, los adultos tenemos enfrente un gran llamado de atención y la responsabilidad intransferible de proponer y disponer formas válidas para todos.  Los límites también exponen valores fundamentales, los límites preservan la integridad de cada individuo en todas sus formas.  La última palabra al respecto debe tenerla quien enseña, quien se ha instruido al respecto, y quien de manera responsable y afectuosa ejerce autoridad para resguardar, proteger, proveer y educar.

 

Vistas: 41

Responde a esto

© 2021   Creada por Fundación Convivencia.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio